alfombras camino a casa

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Uncategorized

El primer trascuarto (sala XXIII) tiene un techo estilo neoclásico diseñado por Genovese. El Vestíbulo (sala XX) es un gran espacio neoclásico situado en el centro de la fachada sur del palacio. Algunos de estos textos llevan la firma de destacados artistas del panorama italiano como santo Tomás de Aquino, Torquato Tasso, Giacomo Leopardi, Salvator Rosa, Luigi Vanvitelli y Giambattista Vico. Las pinturas y repertorios decorativos fueron obra de artistas de la Academia de Bellas Artes de Nápoles como Camillo Guerra, Giuseppe Maldarelli y Filippo Marsigli. Su planta es a nave única con tres capillas a cada lado; las decoraciones en estuco y pictóricas son obra de artistas de la Academia de Bellas Artes de Nápoles como Domenico Morelli. Es posible emplearlo como suavizante de ropa. Tanto las fuentes como los fuegos artificiales fueron acompañados a menudo por música, y fueron diseñados para mostrar cómo la naturaleza (el agua y el fuego) pueden ser moldeados por la voluntad del hombre.

Su techo fue decorado en el curso del siglo XIX con estucos, cubriendo los frescos precedentes realizados en 1739 por Nicola Maria Rossi. El ahora llamado Paso de la Reina (sala XXVI) es uno de los pasos laterales de su alcoba (sala XXVII) que comunicaban el anterior trascuarto con su dormitorio (sala XIV), en el siglo XVIII sirvió como oratorio privado. La Alcoba de María Amalia de Sajonia (sala XXVII) contenía la cama de la soberana, y estuvo abierta hasta 1837 con un gran arco al dormitorio (sala XIV). El llamado Boudoir de la Reina (sala XXXIV) es el otro paso lateral que comunicaba con su dormitorio (sala XIV), en origen servía de retrete. Una pequeña puerta conduce a un pequeño dormitorio en ángulo (no abierto al público), era la antigua estancia del tutor del Delfín, luego se usó como dormitorio para los distintos ocupantes de los aposentos. La denomina Galería (sala XXI) da directamente hacia el Patio de los Carruajes y, como el cercano Vestíbulo (sala XX), era un nexo de unión entre el núcleo occidental del palacio y el ala oriental.

Su decoración era más contemporánea, en especial la colección de pintura, que tendía a obras de pequeño formato encargadas a pintores modernos, frente la pinacoteca antigua del «Apartamento de Etiqueta» (Apartamento Real). En este mismo espacio, de doble altura por los dos siguientes grupos de escaleras que llevan al siguiente nivel, se encuentra una de las obras centrales del Palacio: un gran mural realizado por el maestro ecuatoriano Oswaldo Guayasamín. Este modelo estándar, con capacidad para 2.800 ml, redondo, de 20 x 14,5 cm, se convertirá en la compañía del ocio doméstico. Fue también Gennaro Maldarelli quien pintó en 1840 otro fresco neogótico, en este caso el Desembarco de Roger el Normando en Otranto. También tras la demolición del falso techo salió a la luz otro fresco de Domenico Antonio Vaccaro que representa la Alegría de la Majestad Regia con la Paz, la Fortuna y el Dominio. Actualmente presenta una recopilación de muebles y cuadros de distintas épocas provenientes de diferentes zonas del palacio.

En la década de 1920, en esta sala se instalaron los muebles provenientes del despacho de Fernando II en el ala oriental, desalojada para albergar la Biblioteca Nacional. El teatro privado de Carolina Murat fue transformado en un lujoso Salón de Baile recubierto de espejos que hoy es el Salón de Lectura de la Biblioteca Nacional. Carolina Murat fue la primera soberana en habitarla y encargar grandes transformaciones, entre ellas un pequeño teatro particular y una escalinata de acceso independiente. Precisamente de época carolina es el techo estucado de estilo rococó obra de Giovanni Battista Natali, en él figuran palomas, símbolo de la fidelidad conyugal, putti que disparan flechas de amor, hipogrifos y jarrones con flores. El mobiliario está compuesto por consolas napolitanas de estilo imperio del siglo XIX, jarrones de porcelana de Sèvres de estilo rococó y una mesa doble. En las paredes están colocados lienzos de paisajes y costumbristas de pintores activos en Nápoles en el siglo XIX. En las paredes están expuestos seis lienzos de las Estaciones y el trabajo en los campos obra de Francesco Celebrano y provenientes del Palacio Real de Carditello.

En 1814, tras la caída del imperio francés, Murat ordenó trasladarlos a Capodimonte. El tercer y último trascuarto (sala XXV) también conserva el techo rocalla con motivos reticulares de la segunda mitad del siglo XVIII. Los muebles datan del primer quindenio del siglo XIX. El decorador Étienne-Chérubin Leconte presentó un primer proyecto que pretendía rebajar el nivel del suelo de la capilla y crear las tribunas al nivel de deambulatorio. No obstante fue juzgado demasiado costoso y complicado y en diciembre de 1812, se aprobó otro proyecto que preveía edificar las tribunas sobre columnas de madera pintada sin alterar el nivel de la capilla. Fue creado durante la reforma de Genovese (1837-1844), que concibió un espacio en forma de T articulado a través de columnas y pilastras corintias. La reforma de Genovese cambió radicalmente el espacio, reconvertido en una lujosa sala de paso hacia el «Apartamento de Etiqueta de la Reina».

Cuando le gustó este artículo informativo y le gustaría recibir detalles sobre alfombras grandes baratas por favor visite nuestro sitio web.